Con el logro de un Acuerdo México se reposiciona en la agenda comercial mundial que se suma a los dos otros acuerdos con negociación exitosa: el CTPP11 y el TLCUEM.

Al NAFTA lo vimos nacer en medio de una controversia amplia y un debate entre lo neoliberal y desarrollo proteccionista. Se asomaba en 1994, como una promesa para el desarrollo de la región y un detonador del desarrollo económico e industrial mexicano.

Con el paso del tiempo, el Tratado de Libre Comercio de América del Norte dejó de ser el anhelo de desarrollo económico y comercial equitativo para convertirse en un mecanismo de intercambio de mercancías en el marco del proceso de integración regional.

Leer nota completa en: Forbes México

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *